¿Cuáles son los actuales problemas del Metrotrén Rancagua – Santiago?

En la imagen: Estación de trenes en Rancagua.

Desde hace varias semanas, sino meses, que el servicio de transporte ferroviario que va entre Rancagua y Santiago (combinaciones incluidas, e incluso los tramos más al sur), presentan problemas en su operación.

Y al señalar esto se hace referencia a suspensiones periódicas del servicio, a raíz de problemas con los señalizadores; robo de cable, caídas de torres de alta tensión; problemas de electrificación, entre otros, pero lo concreto es que siempre hay un elemento técnico o de material involucrado en los problemas.

Esta coyuntura ha originado que la confianza de muchos usuarios en el servicio, sobre todo por la certeza que había en sus partidas y llegadas, haya decaído. Muchos de ellos se molestan porque los cambios o avisos de problemas se informan muy sobre la hora, no dejando muchas alternativas para hacer sus traslados.

Lo más complejo es que en lo estricto, no pareciera ser responsabilidad directa de la empresa, sino de sujetos que ingresarían a las vías para provocar los desperfectos o robarse el cableado. Se reitera que esto ya es habitual. Ahí es donde uno sí responsabiliza a la empresa, por no adoptar las medidas de seguridad y control que debe haber. ¿Es complejo? Sí, pero es absolutamente necesario si se quiere entregar un servicio de calidad.

EFE ha invertido en la renovación de mucho material rodante y elementos relacionados, tales como vagones de última generación, GPS, cámaras de vigilancia; pantallas para información audiovisual; asientos de gran calidad y espaciosos. Pero nada de ello se puede valorar si finalmente el producto estrella del Metrotrén Rancagua – Santiago, que es transportar pasajeros en los horarios establecidos, no se cumple.

El pasado lunes 9 de mayo, nuevamente el servicio se suspendió desde las 06:00 de la mañana y lo que se ofreció fue un certificado para ser presentado como justificativo en las empresas a quienes llegaron tarde a sus trabajos.

Es de esperar que EFE pueda solucionar estos problemas reiterados porque recuperar la confianza de los usuarios puede costar años.

Noticia publicada con información de El Tipografo

Un comentario

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *