¿Provoca atochamientos vehiculares la nueva ciclovía en Avenida Millán?

La extensión de redes de ciclovías en Rancagua busca promover la intermodalidad presenta opiniones diversas, pues por un lado están los que apoyan la idea liderada por la Secretaría Comunal de Planificación de la Municipalidad de Rancagua que busca entregar mayor comodidad y seguridad a peatones y ciclistas de la ciudad. Y por otro, los automovilistas que sienten que la medida no se adecúa a la realidad de la capital regional y hoy se suman los usuarios de la locomoción colectiva que por estos días intentan ocupar el paradero de Avenida Millán con el Paseo Estado, que se ve dificultado por las obras de extensión de la ya amplia red de ciclovías local y la eliminación de la bahía que existía en dicho paradero para que la locomoción pudiese de manera segura dejar o tomar pasajeros.

Los trabajos se pueden ver y se trata de la ciclovía que llega hasta la calle Alcázar, cuyas obras deberían estar finalizadas en un plazo de 6 meses.

La ciclovía se extenderá por Av. Millán, tomando la vereda sur por la calle Campos, usando la calle de servicio y llegando a la calle Estación, para terminar en la Estación de Ferrocarriles de Rancagua. El Director de Secplac de la Municipalidad de Rancagaua, Raimundo Agliati, comenta que “Todas las mediciones indican que a diario más de 600 ciclistas siguen por Millán hacia el poniente; por eso se busca entregarles a quienes usan este sistema de movilización mayor seguridad y comodidad (…) se trata de un trabajo en conjunto con el Minvu y que están siendo ejecutadas a través del Serviu”.

En este lugar la ciclovía considerará cruces semaforizados para así dar mayor seguridad a la circulación de los usuarios de las ciclovías y a los vecinos del sector poniente de la ciudad. “En ese punto va a seguir siendo una parada de transporte público aquí lo que ocurrió es que se eliminó la bahía o el bolsón ocupado por estacionamientos eso ahora será usado por ciclistas pero el punto de parada seguirá existiendo para el transporte público y el diseño contempla semaforización y da prioridad al transporte público al peatón para que se baje de manera segura y acceder a calle Estado” aseguró.

De esta manera se sigue la idea que ha venido trabajando Agliati de promover la intermodalidad, esta vez que los usuarios de las ciclovías puedan llegar de manera segura y con una conexión expedita con la Estación de Trenes de Rancagua.

Opiniones divididas

Reinaldo trabaja en la línea 5 Rancagua Sur en locomoción colectiva menor y ocupa a diario la vía, su opinión al respecto consiste en que la decisión le afecta a él y a sus colegas “Esto no es bueno ya que nos quitaron un espacio para dejar a los pasajeros. Aquí se provoca atochamientos por el Instituto se juntan todos los vehículos se forma una alta congestión “opina. Por otro lado, Andrés es ciclista desde hace más de 20 años y plantea que está de acuerdo con las ciclovías “Rancagua es una ciudad chica, uno demora treinta minutos en atravesar toda la ciudad. Lo que falta es conciencia de que es una buena opción de vida y así se evitaría los tacos. Me parece excelente que se amplíen las red de ciclovía hasta el Rodoviario” señaló Andrés Pérez.

Intermodalidad: Apuesta Municipal

Intermodalidad esa es la premisa que ha impuesto el municipio y es hacia donde la ciudad debe avanzar. Consultado Agliati por los trabajos que realizan en calle Estado esquina Millán, que por lo pronto se aprecia que se elimina el bolsón que ha sido ocupado por conductores de locomoción colectiva mayor y menor, así como también por apoderados del establecimiento educacional que allí existe, el Director de Secplac responde que el paradero no se elimina sino que se ajusta permitiendo que todos los modos sean respetados, peatones, ciclos, transporte público y el automóvil particular, todo esto en el marco de la convivencia vial. “Hoy en ese lugar el sacrificio que se ha hecho es eliminar el bolsón donde hasta el año pasado se estacionaban autos particulares, la obra está ejecutada por el Serviu y el beneficio que trae es semaforizar ese cruce y será un cruce más seguro, que se espera que termine antes de seis meses y el trabajo más duro ya se ejecutó en el tramo de zona de colegios” argumenta y agrega que “los trabajos que quedan son menores y se irán efectuando rápidamente y no contempla cortes o reducción de pistas que puedan interferir el habitual actuar de la comunidad y cuenta con pasos peatonales habilitados poniente y oriente y así también al acceso vehicular a la sección inicial del Instituto O’Higgins no está asociado a las obras ha sido el colegio que ha tomado la decisión de mantener cerrado ese acceso”.

La red de ciclovía ingresó al centro de Rancagua en el año 2015 a la Plaza de los Héroes y luego se extendió a los dos años hacía el sur llegando a calle Millán y hoy la ciclovía concluye en Millán en Alcázar. Y luego del conteo que se hizo en el lugar este arrojó que en calle Millán transitaban sobre 600 ciclistas en forma diaria por el costado de la iglesia “por lo tanto correspondía extender esta ciclovia continuar por el lado norte hasta calle Campos y allí atraviesa al costado sur y avanzará por la calle de servicio hasta llegar hasta la avenida estación y de ahí hasta el metrotrén” explica Agliati. Dentro de los beneficios de esta apuesta en términos generales es la intermodalidad para poder continuar el viaje a los que viajen a Santiago de hecho se contempla un bici estacionamiento al interior de la estación – trabajo coordinado con EFE- y por otro lado acercar la red de ciclovía hacia el sector sur poniente de la ciudad donde se hace necesario consolidarla. “Esta ampliación de Millán justamente viene a ayudar a acercarse al sector y podremos en un tiempo futuro en iniciar la conexión hacia el sur poniente y se conectará con la doble vía Baquedano, por lo tanto el eje Millán es estructural” destaca.

Espacio público acotado

El espacio público existente en Rancagua es acotado más aún en el centro y eso lo sabe bien Agliati, bajo su visión éste debe ser compartido. “Las ciclovías deben ir por calzadas- al nivel de la calle- así lo promueven y lo indica la norma. En Rancagua en todos sus avances en ningún momento ha quitado una pista de circulación vehicular el sacrificio el costo han sido los estacionamientos” resalta.

El propósito del municipio recalca el funcionario municipal es que el desafío ha sido trabajar con visión de presente y futuro entendiendo que las ciudades han cambiado y deben entregar alternativas de movilidad sustentable dándole prioridad al peatón, a los ciclos, al transporte público y luego al automóvil particular. “Esto no es un invento de Rancagua estas son las políticas nacionales y globales hacía como deben planificarse las ciudades y Chile lo tiene consagrado en sus compromisos de estado y en la misma ley de convivencia vial aprobada en 2018”. De hecho resaltó finalmente que Rancagua ha crecido de manera exponencial del uso de bicicletas sobre todo en la ciclovía alameda y Chile está dentro de los países con mayor crecimiento a nivel mundial.

Fuente: El Rancaguino

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *